Tratamiento con ultrasonido

El ultrasonido es una modalidad de tratamiento que utiliza las ondas sónicas a muy alta frecuencia (inaudibles para el oido humano), la cual varía entre 1 MHz a 3 MHz.

Los efectos de la aplicación de este medio físico son dos:

  • Efectos de termoterapia profunda. Produce calor a varios centímetros de profundidad, lo cual es muy útil para el alivio del dolor y las contracturas musculares o articulares. El calor aumenta la circulación de sangre en el tejido lesionado, lo cual favorece la resolución de las inflamaciones crónicas y a la vez mejora el proceso se cicatrización.
  • Efecto de micromasaje. Favorece la resolución de edemas, alivia los espasmos musculares y contribuye a la absorción transcutánea de geles antiinflamatorios (sonoforesis). El ultrasonido pulsado también ayuda a a la consolidacion de las fracturas.

El tratamiento se realiza aplicando un cabezal y un gel transductor del ultrasonido. La tecnica de aplicación es en forma dinámica, y debe ser realizada por un fisioterapeuta calificado (tecnólogo médico licenciado en terapia física).

Muchas personas tienen temor a la aplicación del ultrasonido, pero Ud. debe saber que:

  • El ultrasonido NO produce osteoporosis. Esta creencia equivocada surge debido a que, efectivamente, si uno coloca el ultrasonido en forma estática, sin mover el cabezal durante varios minutos, puede concentrar la energia sónica y producir daño de los huesos (fenómeno conocido como «cavitación»). Sin embargo, todo fisioterapeuta sabe que nunca debe colocarse el ultrasonido de esta manera. Repetimos: El ultrasonido no descalcifica los huesos si lo aplica un profesional debidamente preparado.
  • El ultrasonido NO pruduce cáncer. El ultrasonido no se debe aplicar a los pacientes que tienen un tumor maligno, ya que puede favorecer su crecimiento, pero definitivamente no produce ni origina tumores cancerosos.
  • El ultrasonido SI SE PUEDE utilizar en los implantes metálicos. Existen otros agentes físicos, tales como las microondas y ondas cortas que no se pueden colocar en pacientes con implantes metálicos, pero el ultrasonido se puede colocar en pacientes con protesis no cementadas, placas metálicas, tornillos y clavos endomedulares, etc. SIN NINGÚN INCONVENIENTE. También se puede usar en pacientes con marcapasos u otros implantes electrónicos, porque las ondas de sonido no interfieren con las ondas electromagnéticas (son dos principios físicos diferentes). Consulte con su médico especialista en medicina física y rehabilitación si tiene dudas al respecto.

No se confunda el ultrasonido con la ecografía. La ecografía utiliza las ondas de ultrasonido a baja potencia para tener imágenes del interior de las articuaciones y músculos. La terapia con ultrasonido utiliza alta potencia (entre 0.3 a 2.0 Watts/cms2) para tener efectos curativos.

Si el ultrasonido lo aplican personas empíricas y sin conocimientos médicos, puede producir daños y aumentar el dolor.

El tratamiento de ultrasonido indicado por un médico cirujano especialista en medicina física y rehabilitación, y realizado por un fisioterapeuta licenciado en terapia física, es muy seguro y efectivo para el tratamiento de los trastornos musculoesqueléticos. No se haga tratar en cualquier sitio sin supervisión médica.

Comparte esta información

Share on facebook
Share on google
Share on twitter
Share on linkedin