Clínica Especializada en Dolor Muscular y del Hueso

Espondilolistesis: ¿Qué es y cuando operarse?

La espondilolistesis es una enfermedad en la que los huesos de la espina dorsal (vértebras) se deslizan fuera de su lugar y encima de la vértebra inferior.

Si se desliza demasiado, el hueso puede presionar el nervio, causando dolor. Normalmente, suele afectar a los huesos de la parte inferior de la espalda.

La palabra espondilolistesis viene de la palabra griega spondylos, que significa “espina dorsal” o “vértebra”, y listhesis, que significa “deslizarse”.

Tipos de espondilolistesis

Hay diferentes tipos de espondilolistesis. Los tipos más comunes incluyen:

  • Espondilolistesis congénita – Congénita significa que está “presente a la hora del nacimiento”. La espondilolistesis congénita es el resultado de una formación anormal de los huesos. En este caso, el orden anormal de las vértebras las pone en un riesgo aumentado de deslizarse.
  • Espondilolistesis ístmica – Este tipo ocurre como resultado de una espondilolisis, una condición que lleva a tener unas pequeñas fracturas por compresión (roturas) en las vértebras. En algunos casos, las fracturas debilitan el hueso tanto que se desliza fuera de su sitio.
  • Espondilolistesis degenerativa – Es el tipo más común de esta enfermedad. Con la edad, el disco — el cojín entre los huesos vertebrales – pierde agua, volviéndose menos esponjoso y menos capaz de resistir los movimientos de las vértebras.

¿Cuáles son los síntomas de la espondilolistesis?

Mucha gente con espondilolistesis no tiene síntomas y ni siquiera saben que tienen esta enfermedad. Cuando ocurren los síntomas, el más común de ellos es el dolor de espalda. El dolor se suele extender por la parte inferior de la espalda, y puede parecer como un tirón muscular.

La espondilolistesis también puede causar espasmos musculares en los músculos de los tendones de detrás de los muslos. Ésta tensión en los tendones de los muslos puede causar que la persona ande con pasos cortos y con las rodillas ligeramente dobladas. Si la vértebra desplazada oprime el nervio, el dolor puede extenderse a lo largo de la pierna hasta el pie. Puede que también tenga hormigueo y/o sensación de entumecimiento.

¿Cómo se clasifica la espondilolistesis?

Un radiólogo determina el grado de deslizamiento al analizar un rayo-x de la espina dorsal. El grado de deslizamiento se clasifica del I al IV:

  • Grado I – deslizamiento del 1 por ciento al 25 por ciento
  • Grado II – deslizamiento del 26 por ciento al 50 por ciento
  • Grado III – deslizamiento del 51 por ciento al 75 por ciento
  • Grado IV – deslizamiento del 76 por ciento al 100 por cien

Generalmente los deslizamientos de grado I y grado II no requieren tratamiento quirúrgico, sino que se suelen tratar con medicamentos y una adecuada rehabilitación. Los deslizamientos de grado III y grado IV pueden requerir intervención quirúrgica si los deslizamientos son persistentes o dolorosos.

El tratamiento debe ser de rehabilitación, la cirugía solo se debe hacer para los casos severos.

  • Tratamiento conservador – El paciente debe de tomar un descanso de hacer deporte y cualquier otro tipo de actividades hasta que el dolor se calme. Se puede recomendar un medicamento anti-inflamatorio sin esteroides (AINES), para aliviar a reducir el dolor y la inflamación (irritación e hinchazón). Se pueden recetar medicamentos más fuertes si los AINES no procuran alivio. Las infiltraciones – donde la medicación se inyecta directamente a la zona de alrededor de la columna vertebral – también pueden ayudar a reducir la inflamación y aliviar el dolor. En Cedomuh los médicos especialistas realizan estos procedimientos.

Se puede usar un corsé ortopédico para ayudar a estabilizar la parte inferior de la espalda y reducir el dolor. Un programa de ejercicios y/o terapia física ayudarán a conseguir movimientos sin dolor, mejorar la flexibilidad y reforzar los músculos. Hacerse rayos-x periódicos ayuda a determinar si el deslizamiento del hueso es continuo.

  • Terapia física – Los ejercicios de estabilización son el principal elemento del tratamiento. Estos ejercicios refuerzan los músculos abdominales y/o de la espalda, minimizando los movimientos de la espina. Generalmente, se necesitan de ocho a 12 semanas de tratamiento agresivo con ejercicios estabilizantes para conseguir mejoras clínicas. La fisioterapia debe ser realizada por un tecnólogo médico licenciado para que sea efectiva y sin riesgo, no por personas empíricas sin formación académica.

NOTA: La vértebra no “se acomoda”, ni “se regresa a su sitio”. Tenga cuidado con tratamientos con “hueseros” que le aseguran que le van a “poner la vértebra en su lugar”. Pueden agravar su cuadro y terminar en una operación.

  • Cirugía – Se puede necesitar una operación quirúrgica si la vértebra continúa deslizándose o si no se alivia el dolor mediante un tratamiento conservador y empieza a interferir con las actividades diarias. Los objetivos principales de la operación quirúrgica de la espondilolistesis son aliviar el dolor asociado con la irritación del nervio, estabilizar la espina donde la vértebra se ha deslizado fuera de lugar, y aumentar la habilidad del paciente para funcionar normalmente.

 

Si Ud. no desea operarse de la espondilolistesis, acuda a consulta con un médico especialista de Cedomuh para evaluación de su caso y una segunda opinión.